EntretenciónSubdestacada

Cristián Riquelme y el traumático episodio con la delincuencia que lo motivó salir de Santiago



Cristián Riquelme será uno de los invitdados en un nuevo capítulo de Podemos Hablar, donde el actor abordará varios temas sobre su vida y el complejo momento que vivió a causa de la delincuencia. 

En conversación con JC Rodríguez, contó la razón que lo motivó para vivir lejos de Santiago junto a su familia.

“Yo me fui de Santiago, porque bueno, yo soy de Puerto Varas, viví toda la vida en el sur, en un entorno muy lindo, con espacio, con oxígeno y sobre todo con tiempo, tiempo para conversar con la gente y para tener relaciones”, dice en un adelanto del programa.

En esa línea, agregó que “me pasó que después de mi tercer hijo y después de la pandemia, como había tanta delincuencia, estaba tan peligroso, empecé a enrejar, me empecé de llenar de rejas en la casa y llegó un momento donde ya estaba preso dentro de mi propia casa”.

Sobre eso, conversó con su esposa: “En una reflexión con mi mujer, con la Claudia, le dije: ‘¿Por qué no probamos vivir en otra parte?’, porque en Chile en las provincias se vive muy bien, porque ahí hay espacio, tiempo, lo que te señalaba y tomamos la decisión y hace como cinco meses me fui. Trabajo en Santiago, manejo mucho, pero es una decisión maravillosa”.

CRISTIÁN RIQUELME VÍCTIMA DE LA DELINCUENCIA

Eso sí, el intérprete recordó un terrible episodio que lo impulsó a tomar la decisión de irse de Santiago.

“Yo lego a las tres de la tarde a mi casa en Las Condes, rico barrio, enrejado entero, y llego a la casa en una camioneta que estaba arreglando y había estacionada una camioneta que había pasado afuera de la casa”, relató.

Ya cuando el portón se abrió “cacho a dos individuos analizando la camioneta, mirándola, entonces yo me meto a mi casa y cuando me meto yo le digo a mi nana, la Martita: ‘Me van a robar la camioneta, para que los niños no salgan’”.

Tras darse cuenta de ilícito, el actor enfrentó a los antisociales.

“Yo salgo, me voy encima del hombre y cuando me voy encima aparece el otro cristiano y saca su fierrito (arma) y yo me paralicé. Sale con la pistola y sale mi hijo, sale el perro y yo agarro el teléfono y lo empiezo a grabar y pasan los tipos, se van y uno me queda mirando”, recordó el animador.

“Mi hijo me preguntaba: ‘¿Qué pasó?’, y sale mi señora diciendo: ‘¿Qué pasó?’, y ahí le digo: ‘Se acabó, ya no, o sea, ya no’. En eso pasó un carabinero, me dijo que era súper peligroso enfrentar a un delincuente, ahí me di cuenta de que no era el lugar y esa fue la gota que rebalsa el vaso y decidimos irnos de una vez por todas, entonces aposté por un lugar donde quizás me enfrento menos a eso”, remató.

VIDEOS QUE TE PUEDEN INTERESAR: